bolsa de valores

Un mensaje a menudo repetido a los inversores particulares es que las acciones son la mejor inversión a largo plazo, pero no necesariamente se tiene en cuenta que esta afirmación se basa habitualmente en datos de la bolsa de Estados Unidos. Los profesores eméritos Elroy Dimson, Paul Marsh y Mike Staunton, de la London Business School, han analizado los datos de 22 países en los últimos 100 años, y las conclusiones son esclarecedoras.

Según su estudio, el periodo más largo de rentabilidad real negativa del mercado bursátil en Estados Unidos ha sido de 16 años. Es de 19 años en el mercado bursátil mundial, pero si excluimos a Estados Unidos del cálculo global el periodo de rentabilidad real negativa se alarga hasta 37 años. Y son 22 años en el Reino Unido, 55 en Alemania, 51 en Japón, y 66 en Francia.

Necesariamente surge el interés por comparar los resultados de bonos y de acciones en estos periodos. De nuevo un dato interesante: En el 2011, en Estados Unidos, los bonos del Tesoro culminaron un periodo de 30 años con mejores resultados que los mercados bursátiles.

“La paradoja es que cuantas más personas piensen que las acciones son la mejor inversión a largo plazo más aumentan las valoraciones de las acciones, y con ello disminuye la probabilidad de que mejoren su rentabilidad”, concluye el artículo.

‘Stocks for the long run?´, publicado el 13 de enero de 2016 en el blog Buttonwood’s notebook, del The Economist